Es muy común entre las Pymes y emprendedores la pregunta de si sirve de algo patentar, pregunta que las grandes empresas nunca suelen hacerse ¿Por qué? ¿Por qué les sobran los recursos? Todo lo contrario.

Las grandes empresas siempre optimizan sus recursos y no los malgastan en inversiones que no puedan rentabilizar.

Entonces ¿Por qué en determinados ámbitos se encuentra generalizado la concepción de que las patentes no sirven para nada?

Sencillamente porque una patente mal hecha no otorga protección, en caso de controversia o disputa la patente no tiene cimientos para su defensa. Lo anterior se puede dar  por diversas razones, pero en general  la clave para el éxito de una patente es:

  • Asesoramiento jurídico
  • Asesoramiento técnico

Dos ejes fundamentales en toda patente para poder plasmar y proteger adecuadamente una invención.

En conclusión ¿por qué patentar?

  • Te concede derechos exclusivos, es decir, monopolio sobre la invención durante 20 años.
  • Mejora tu posición e imagen en el mercado, confiriéndote la patente seriedad, prestigio y una concepción de capacidad tecnológica y especialización.
  • Efecto disuasorio frente a copias de competidores, previniendo así posibles conflictos.
  • Facilita la inversión y las posibilidades de venta o licencia, al aumentar el poder de negociación.

Patentar es obligado siempre que se quiera obtener una monetización de un producto o desarrollo que sea nuevo e innovador en el mercado en términos de exclusividad, como en cualquier ámbito estar acompañado de un experto resulta primordial para no cometer errores que se podrían haber evitado.

Translate »