Es un hecho muy común que al portar una mascarilla acabamos tocándola para ajustarla a una posición más cómoda,ya que al poco rato generan cierta incomodidad…. esto nos expone a un auto contagio probable… esta circunstancia se da de nuevo cuando la retiramos, existiendo un protocolo también para esta ocasión, conscientes del riesgo de contagio. Bueno, creo que la ilustración habla por sí sola,un asidero que además es biocida, aunque claro hay más detalles que se han tenido que prever y que han sido objeto de estudio, la solución era obvia pero no implementada y nuestra idea es  iniciar contactos con fabricantes de este tipo de material así como otros agentes, para lo cual previamente como ya sabéis todos los que tenéis estas inquietudes, tras realizar una búsqueda del estado de la técnica lo siguiente ha sido redactar una buena memoria con la que finalmente se ha registrado la invención ante la oficina de patentes, en nuestro caso la OEPM. Contribuir a solucionar problemas es un reto que debemos promover, no cabe duda que ante tan desafortunados acontecimientos están surgiendo numerosas propuestas y que el ingenio está ahí entre muchas de ellas, son momentos también para abordar algunos de estos proyectos estableciendo fórmulas de cooperación para aproximarnos a un escenario mejor. Por nuestra parte  espero que esta  sencilla idea pueda contribuir a mejorar las condiciones asépticas de las  mascarillas, un tema fundamental en esta alerta del Covid-19. Estamos trabajando en varios proyectos de este orden con nuestros clientes, si también estás en ello estaremos encantados de ser parte de tu equipo.

Translate »
Abrir chat